Dar mantenimiento a tu calentador de gas doméstico es una excelente medida preventiva para asegurarnos de que funcione correctamente y poder detectar posibles averías a tiempo, evitando así molestias y gastos no programados.


La revisión de estos equipos siempre conlleva un riesgo ya que funcionan con gas LP, por lo que la principal recomendación ante cualquier falla es contactar a profesionales; sin embargo, podemos realizar tareas de mantenimiento preventivo que permitan optimizar su seguro funcionamiento. ¡Recuerda que toda revisión la haremos con el boiler apagado!


PUNTOS A CONSIDERAR PARA HACER MANTENIMIENTO AL CALENTADOR


Estado exterior del calentador (sin quitar la tapa).

Observar el exterior del boiler buscando roturas, daños o fallos, como falta de tornillos de sujeción de tapa, pequeñas grietas o fisuras que puedan permitir la entrada de agua al interior.


Estado exterior del calentador (quitando la tapa)

Retirando la tapa del calentador, habrá que verificar si hay presencia de cenizas o humedad, óxido en tornillos, estado del cableado y existencia de posibles fugas o gotas de agua.


Llaves de paso de entrada de agua

A pesar de que sean piezas que no pertenecen al calentador, su correcto funcionamiento es clave. Hay que abrirlas y cerrarlas varias veces para verificar que cumplen con su función, para ello abriremos y cerraremos un grifo de agua caliente para verificar que el agua deja de salir por esa llave. Si se detecta que no giran o no se corta el agua correctamente hay que llamar al fontanero para que las cambie.


Llave de caudal del calentador

Esta llave sirve para regular el caudal del agua y para reguilar la temperatura que saldrá del termo. Si gotea es necesario cambiar la llave. Otra prueba que puedes hacer es girarla en ambos sentidos haciendo todo su recorrido, mientras observas en un grifo abierto como aumenta o disminuye la presión. Si empieza a gotear es necesario cambiarla.


Estado de las baterías (en caso de tenerlas)

Los calentadores automáticos llevan dos pilas que pueden presentar con el tiempo puntos de oxidación o deformaciones. Muchas veces es notoria la falla en las pilas cuando se detecta que la chispa de encendido salta a una velocidad más lenta de lo normal.


Limpieza del chicle

El chicle es una pieza con un agujero muy pequeño que sirve para inyectar gas y encender la llama piloto. Si vemos que esta llama es muy pequeña o tiene más color naranja que azul, entonces el chicle está sucio. Su limpieza es recomendable que la haga un técnico.


Estado de la salida de gases

Se realiza verificando que el tubo que está encima del calentador y expulsa los gases de la combustión hacia el exterior no está sucio o cuenta con obstrucciones internas. Esta revisión es muy importante, sobre todo si el calentador está al interior de la vivienda, ya que el Dióxido de Carbono (CO2), es un gas letal en grandes concentraciones.


Válvula o llave de paso de gas

Esta es la llave de paso de los calentadores conectados a instalaciones que suministran el gas. Prueba abriendo y cerrando la llave y la válvula que se conecta al boiler para ver que el calentador se ponga en marcha correctamente, así tendrás la certeza de que cuando salgas de casa no tengas consumo de gas innecesario o fugas que representen peligro.


Esperamos que estos consejos te sean útiles para dar mantenimiento preventivo a tu boiler, pero recuerda que si detectas cualquier fallo lo mejor es llamar a tu plomero de confianza.


¡Comunícate con nuestros representantes para solicitar una valoración de tu boiler y con gusto te asesoraremos!